La modificación del contrato de acceso a redes como medida para reducir la factura eléctrica

La reciente modificación de la estructura de los peajes de acceso, aprobada en la Orden IET/1491/2013, de 1 de agosto, supone un cambio en la ponderación de la facturación de los términos de potencia y energía activa, dando mayor peso al término de potencia dentro de la estructura de costes del sistema eléctrico.

Se observa que, como consecuencia del cambio de estructura de los peajes de acceso introducido en la Orden, la facturación por el término de potencia pasa de representar el 35,5% de los ingresos de acceso a representar el 63,8% de estos ingresos, lo que implica un incremento de la facturación por el término de potencia del 91,8%. En algunos casos el incremento del término facturación de potencia excede del 100 por 100. Ello se traducirá en un incremento de la factura eléctrica, como anticipa la CNE en el informe 14/2013 de la CNE sobre la propuesta de Orden de peajes.

Ante esta situación, y como una elemental medida de ahorro, parece lógico que los consumidores, sobre todo los pertenecientes a determinados grupos tarifarios, revisen las potencias que tienen contratadas y las ajusten a sus necesidades. Ello exige la modificación del denominado contrato de acceso a redes. Nos ocuparemos a continuación de analizar brevemente los elementos que caracterizan a este peculiar contrato, como paso previo a exponer cómo modificarlo y a quién corresponde su modificación.

Sigue leyendo

Anuncios

ISO 50001: ¿inversión o simple certificado?

Las organizaciones individuales no podemos controlar los precios de la energía, las políticas del gobierno o la economía global, pero podemos mejorar la forma como gestionan la energía en el aquí y ahora.

En los últimos años las empresas de nuestro país han adoptado la normativa internacional en sistemas de gestión de calidad (ISO 9001) y medio ambiente (ISO 14001), siendo ya éstas familiares para la mayoría de las empresas y con un ciclo de mejora continuo ya implementado. Sin embargo, la norma ISO 50001 de sistemas de gestión la energía, publicada en noviembre de 2011 ha tenido menor calado en el tejido industrial, en parte debido a la crisis económica que nos afecta.

En cualquier caso, resulta paradójico, ya que si pensamos en las mayores cargas económicas para las empresas, la energía sobrepasa con holgura el coste de los productos no aptos para venta o de la gestión de residuos peligrosos para el medio ambiente.

Sigue leyendo